Internos de la cárcel de Saavedra confeccionaron juegos didácticos para una escuela de Pigüé

Locales 14 de diciembre de 2021 Por Sexta Contenidos
En el marco del programa “Más trabajo, Menos Reincidencia” que impulsa el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires.

Personas privadas de la libertad de la Unidad 19 de Saavedra confeccionaron juegos didácticos para los niños y las niñas que asisten a una institución educativa de la localidad de Pigüé.

En el marco del programa “Más trabajo, Menos Reincidencia” que impulsa el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, los internos realizaron diez Tangram en madera para el Jardín de Infantes Nº 906 “John F. Kennedy”. 

08d48262-105e-4b38-8971-0b1997fa1f07

En los talleres del penal, 4 hombres trazaron dibujos sobre cuadrados de madera que luego cortaron, lijaron y pintaron. De esa manera, obtuvieron cinco triángulos, un cuadrado y un paralelogramo que encajan como un rompecabezas, a fin de estimular la creatividad y la percepción de los más pequeños. 

El inspector distrital de Saavedra – Pigüé, Fernando Jaime, agradeció a quienes aportaron la mano de obra y los insumos y expresó: “Los felicito por el trabajo que hicieron y por seguir aprendiendo nuevos oficios. Quiero decirles que aprovechen la oportunidad que acá tienen para estudiar, ya que tienen todos los niveles educativos”. 

En tanto, la directora del Jardín de Infantes Nº 906, Inés Maldonado, y la vicedirectora, Marcela Lieceaga, coincidieron en afirmar que “los juegos están muy bien hechos” y que “son muy beneficiosos, ya que contribuyen al desarrollo de las habilidades psicomotrices e intelectuales de los chicos”. 

053c9afa-d349-46a8-8b61-f870fa821fd0

El director de la Unidad 19, Marcelo Bagaloni, y el jefe de Vigilancia y Tratamiento, Javier Ferreyra, resaltaron la contribución de la pinturería Schwab de Pigüé y adelantaron que continuarán apostando a las iniciativas solidarias que benefician a la comunidad. 

Cabe mencionar que las personas privadas de la libertad trabajaron con el acompañamiento de la Iglesia Evangélica, bajo el proyecto “Manos y Pies, Nunca te canses de hacer el bien”. En ese sentido, los asistentes espirituales, Gabriel y Néstor, colaboraron con lijas, laca y barniz.

Te puede interesar