Escenario económico post elecciones: sin devaluación abrupta

Política y Economía 16 de noviembre de 2021 Por Cristian Silverii
En el mercado financiero se debate sobre el recorrido próximo del dólar. Advierten acerca del stock de reservas disponibles y de la necesidad de reducir la brecha cambiaria. En el equipo económico adelantan que no habrá una devaluación abrupta y que las reservas del Banco Central recibirán el alivio de la liquidación de la cosecha fina a partir de diciembre.

Las perspectivas respecto de lo que puede pasar con el dólar en los próximos meses es uno de los principales puntos de debate en la city. En el equipo económico adelantan que no habrá una devaluación abrupta y que las reservas del Banco Central recibirán el alivio de la liquidación de la cosecha fina a partir de diciembre. En el mercado los consultores especulan con distintos escenarios entre los que figura un desdoblamiento cambiario. Otros economistas más cercanos al Gobierno plantean la posibilidad de una suba algo más rápida del dólar oficial, que en los últimos meses se movió debajo de la inflación y ahora podría empardarla.

El Banco Central en las últimas semanas reforzó la intervención con divisas de las reservas para evitar una corrección del tipo de cambio mayorista y llegó a ofrecer al mercado hasta 290 millones de dólares. En la primera jornada luego de las elecciones esa presión parece empezar a moderarse: la intervención no superó los 35 millones. Desde la perspectiva oficial se viene sosteniendo que la estrategia es evitar saltos bruscos del dólar, lo cual provocaría presiones sobre los precios del mercado interno y potenciaría los desequilibrios.


 
En el mercado no obstante insisten en que las presiones cambiarias se mantendrán y trabajan con distintos escenarios. En el último informe de la consultora 1816 se indicó que “el Gobierno se enfrenta al dilema de qué hacer con el tipo de cambio oficial y cómo administrar una brecha que seguirá siendo muy alta incluso en escenarios buenos. Respecto del dólar oficial, nuestro escenario base es que se implementará una ajuste tipo crawling peg llevando el ritmo de variación del tipo de cambio a algún nivel de entre 2,5 y 4,0 por ciento mensual”.

En el documento de trabajo de la consultora no obstante se considera que puede haber otros cierres cambiarios. “Admitimos que es difícil descartar escenarios de saltos abruptos, dado el bajo nivel de las reservas internacionales, lo costoso que será seguir endureciendo el cepo y las balas limitadas que tiene el Central en la plaza del dolar futuro”.

El informe consideró además que sobre los tipos de cambio paralelos puede “venir un intento de emprolijar la operatoria en acuerdo con el Fondo Monetario”. “En el extremo, podría haber un desdoblamiento formal, que implicaría la coexistencia de un dólar comercial y un dólar financiero (ya no intermediado por los bonos, para mejorar la liquidez e impulsar la oferta)”.

También podría haber un escenario intermedio que no llegue al desdoblamiento y sea un esquema de subastas de dólares financieros como implementó hace unos años Islandia, bajo un acuerdo con el Fondo Monetario cuando la jefa de la misión del organismo internacional en ese país era Julie Kozack. En ese esquema de subastas los inversores no residentes “atrapados” en sus posiciones de carry trade salían de la moneda local y el flujo de moneda extranjera lo proporcionaba principalmente la Inversión Extranjera Directa.

Por su parte, otro de los consultores del mercado con llegada a funcionarios del Gobierno que planteó la posibilidad de un ajuste más rápido del dólar oficial fue Emmanuel Alvarez Agis. En su último informe antes de las elecciones apuntó que “la estrategia de apreciación real está llegando a un límite y aunque el Gobierno buscará evitar un salto discreto del dólar por su efecto inflacionario y recesivo, se espera que como mínimo se acelere el ritmo de variación mensual del tipo de cambio oficial”.

Mencionó que “en lo que va de 2021 el tipo de cambio oficial aumentó 20 por ciento; las tarifas, 23; los salarios alrededor de 44, y los precios internacionales subieron 20 por ciento en dólares. El IPC acumula un incremento en los primeros diez meses del año de 41,2 por ciento. Es decir, este año se utilizó al tipo de cambio y a las tarifas para contrarrestar parcialmente el efecto del salto en los precios internacionales y de una recuperación del salario”. 

Te puede interesar