COP26: quién es la joven tucumana que representó a Argentina en el acto en Escocia

Mundo 07 de noviembre de 2021 Por Cristian Silverii
Tiene 22 años, es fotógrafa y estudiante de cine.

Una joven tucumana de 22 años habló en representación de Argentina en el acto impulsado por la activista sueca Greta Thunberg, el cual se realizó en la ciudad escocesa de Glasgow, mientras se desarrolla la vigésimo sexta Conferencia de Partes (COP26) de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Se trata de Nina Sosnitsky, quien nació en San Miguel de Tucumán en 1999 y se mudó a Buenos Aires en 2019 para hacerse parte de Jóvenes por el Clima Argentina. Luego, regresó a su provincia, fundó la sede de la organización allí y se puso al hombro la federalización del movimiento. Además, es estudiante de cine y fotógrafa.


 
Según relató a GO Noticias, a principios de 2019 decidió a trabajar activamente por la problemática ambiental luego de ver el documental ‘Antes de que sea tarde’ de Leonardo DiCaprio, el cual retrata males como los daños causados por el hombre al sustentar su desarrollo en la industria de combustibles fósiles.

“Ya lo venía pensando pero sentía que no tenía con quién hablarlo. Al ver el documental, me di cuenta que era hora de hacer algo. Me encontré con dos amigas en Tucumán, nos organizamos y logramos realizar la primera movilización por el cambio climático en la provincia el 15 de marzo. Fue muy emocionante porque la hicimos el día en el cual se estaban organizando por primera vez un montón de jóvenes en todo el mundo”, recordó.

Poco tiempo después, viajó a Buenos Aires a estudiar comunicación social y se unió a “Jóvenes por el Clima Argentina”. “Cuando llegué, les dije que no estaba bueno que la organización se llamara así si estaba solo en Buenos Aires. Desde ese momento, me puse al hombro el trabajo de la federalización del movimiento, junto a un par de compañeros. Hoy en día, “Jóvenes por el Clima” existe en más de 15 ciudades y provincias”, detalló.

Debido a la pandemia, abandonó sus estudios en Buenos Aires y regresó a su ciudad natal. Allí, empezó a estudiar cine en la Universidad Nacional de Tucumán y, junto a una amiga, logró abrir una sede de “Jóvenes por el Clima” en la provincia.

“No realicé ninguna carrera vinculada a lo ambiental, pero creo que se aprende muchísimo en la militancia, ya que nos vinculamos y capacitamos con profesionales”, expresó, mientras que subrayó que “el máximo aprendizaje para mí es el compartir y construir con compañeros y compañeras. Nos damos espacio para diálogar sobre un montón de cuestiones que después nos llevan a un accionar potente”.

Su faceta artística


En abril de este año, fue una de las autoras de la intervención urbana "Nuestras miradas", una pegatina de 50 retratos de mujeres, en representación a la lucha feminista de los últimos tiempos. La exposición se realizó sobre el puente de Facultad de Derecho junto al Centro Cultural Recoleta.

En cuanto a esta faceta artística, aseguró que “es algo que lo llevo conmigo día a día. Soy fotógrafa y saco fotos desde los 12 años. Ahora, sumé mis estudios en la rama del cine. También toco la guitarra. Creo en el arte como una herramienta de transformación social, cultural y paradigmática que tiene un gran poder para impactar en el entorno”.

“Me gustaría dedicarme a algo en donde pueda mezclar lo audiovisual, lo fotográfico y mi visión de la situación que está atravesando la humanidad. Todavía no lo pensé, simplemente voy construyendo el camino de las oportunidades y los procesos que se van dando. Sin dudas, me encantaría poder seguir aportando hasta el final de mi vida un accionar para la protección y el cuidado del planeta y de la humanidad”, agregó.

Al concluir, reveló sentir una conexión con la naturaleza desde muy chica y aseguró: “No sé si estoy eligiendo lo que hago, lo hago porque me surge desde el interior. Es mi rol como parte de la juventud y mi tarea”.

Su discurso en Glasgow, Escocia


Durante el discurso que pronunció este viernes, detalló ser “de Tucumán, una provincia del norte de mi país, la más pobre del noroeste. Tenemos 46,2% de pobreza. En Tucumán 30.000 familias no tienen acceso a agua potable, y en Argentina 3.5 millones tampoco tienen acceso”. Los miembros de la comunidad originaria de Salta, al norte de Tucumán, tiene que caminar varios kilómetros para encontrar agua potable”.

En ese sentido, dijo que en 2020 “vimos noticias de todo el mundo que el agua empezó a tener cotizaciones en el mercado de Wall Street. Estamos hablando del derecho humano más básico de todos. El agua no puede ser un privilegio comercial”.

Sostuvo que Argentina “es uno de los países que aplica más agrotóxicos per capita. Además, el año pasado, cerca de 1.5 millones hectáreas fueron quemadas. No tengo duda de que cada fuego es político, y que las sequías, que habrá más por venir, también son políticas”.

También aseguró que “estas injusticias se deben a un modelo extractivista y se replican no solamente en Tucumán, sino en Argentina, Latinoamérica y en todo el sur global. El modelo de depredación medioambiental responde a la lógica del modelo capitalista que demanda el mercado. Es un sistema basado en mercantilización de la naturaleza que el sistema ha diseñado para unos pocos a expensas del resto y ha consolidado las consecuencias de la crisis climática”.

“Este modelo es el resultado de la imposición de un proyecto de miseria planeada de los poderes imperialistas del norte sobre los pueblos del Sur. La crisis climática nos afecta a todos, pero lo crucial es entender que ésto no nos afecta a todos de la misma manera. Debemos empezar a pensar cuál es el concepto de desarrollo. No, no es justo lo que estamos atravesando como humanidad”, agregó.

Al concluir, exclamó estar cansada del “bla-bla-bla” y de ver “la inefectividad, la falta de empatía, la ignorancia, el desinterés, y la procrastinación. Pero, mirémonos a nosotros mismos: es increíble que estemos aquí, pensando que la misma acción colectiva que se desarrolla en mi país también sucede en cada una de sus tierras. La dispersión no es una opción, no bajemos los brazos. El camino es colectivo y la revolución está en la calle. Si el presente lucha, el futuro es nuestro”.

Previo al evento, expresó sobre la experiencia en su cuenta de Instagram que es necesario “entender a la política como herramienta de transformación, y pensar en acciones inmediatas con perspectiva popular, social, feminista y estructural”.

El discurso se realizó en el marco de la marcha que se llevó a cabo bajo el lema "Viernes para el Futuro", parte de una campaña lanzada por la activista sueca para reclamar a los gobiernos acciones concretas contra el cambio climático. 
 
fuente: pagina12 

Te puede interesar