Histórico: se fraccionaron y entregaron los primeros aceites de cannabis en el país

Actualidad 21 de octubre de 2021 Por Cristian Silverii
Desde la siembra al fraccionamiento del fármaco, todo el proceso lo hace una sociedad estatal provincial; ya se entregaron los primeros lotes a pacientes en tratamiento.

PERICO, Jujuy.– Cannava Sociedad del Estado, que elabora aceite de cannabis de uso medicinal en el país, inauguró su complejo biotecnológico en esta ciudad, a unos 30 kilómetros de San Salvador de Jujuy, que incluye una planta farmacéutica industrial y un establecimiento poscosecha. Hace una semana que pacientes que reciben el CBD10 (cannabidiol al 10%), que se prescribe principalmente para epilepsia refractaria de niños y adultos, enfermedad inflamatoria intestinal y algunos síntomas asociados al cáncer. Desde noviembre, el fármaco se venderá en todas las farmacias de la provincia.

ZCUIMYLIX5HAVCL733KIQUY7NM

Jujuy es, hasta ahora, la única provincia argentina que desarrolló un contexto y aval institucional para el proceso integral –desde la siembra a la industrialización– del aceite de cannabis. La inversión en el complejo es de US$12 millones. El montaje del laboratorio respondió a los lineamientos y buenas prácticas establecidos por la Anmat, que ahora tiene en análisis la autorización para la venta del fármaco en todo el país. Por el momento, son solo los médicos matriculados en esta provincia quienes pueden prescribirlo.

El aceite solo se vende con receta.La planta farmacéutica industrial permite un salto en el procesamiento de materia prima, de dos kilos diarios a 45 kilos por hora. Cuenta con equipamiento tecnológico especialmente diseñado para el proceso en línea con normas internacionales para la elaboración de medicamentos. El área poscosecha respeta estándares mundiales de buenas prácticas de manufactura; allí se hace limpieza, despalillado, trimming, secado y envasado del material vegetal.

La empresa espera la autorización para ampliar la producción de 35 hectáreas a 600; el año que viene estarían ya en 220

El CBD10 se produce a partir del ingrediente farmacéutico activo (IFA) elaborado por la empresa en la finca El Pongo. El proyecto comenzó hace algo más de tres años y, según dijo el gobernador Gerardo Morales, se enmarca en la decisión de invertir en ciencia y tecnología y transformar la matriz productiva de la provincia. “No hay un salto al vacío ni una improvisación, sino un trabajo científico y tecnológico que está en los mejores niveles de producción de medicamentos del mundo”, subrayó.

 
El objetivo de Cannava es abastecer a todo el país y, además, exportar a Brasil, Europa “y a los países que demanden un producto de alta calidad”. La empresa espera la autorización para ampliar la producción de 35 hectáreas a 600; el año que viene estarían ya en 220. A más largo plazo, esperan llegar a 1000 hectáreas y, entonces, emplear a unas 7000 personas.

Además del uso de la flor, la meta es industrializar el cáñamo para la producción de papel o fibra textil; en marzo esperan contar con unas 15 toneladas. “Esta iniciativa abre una puerta importante en ciencia y tecnología, en cuidado de la salud y en la generación de trabajo”, sostuvo el gobernador.

Gastón Morales, presidente de Cannava SE e hijo del mandatario, indicó a LA NACION que a partir del banco de germoplasma comenzarán a desarrollar genética propia de semillas; con un millón se autoabastecerán y una cifra igual será destinada al mercado externo. “Hace a la sostenibilidad económica del complejo”, planteó. En marzo de 2023 podrían ya estar usando ese material; hasta ahora, las semillas se importan.

“Superamos una avalancha de críticas basadas en el prejuicio”, afirmó en la inauguración. Cannava ya firmó un convenio con la Universidad Austral para avanzar en investigaciones en el segmento oncológico.

La apuesta jujeña es transformar la matriz productiva con el cannabis como eje
La provincia cuenta con un programa terapéutico especial, llamado Protecan, para cumplir con la Ley de investigación científica y uso medicinal y terapéutico del cannabis y sus derivados, que establece los recaudos médicos que los pacientes deberán acreditar para acceder al medicamento.

Pacientes en tratamiento
En esta primera etapa, los pacientes retiran el aceite de la farmacia del Hospital Zabala de esta ciudad; comenzaron con diez personas y serían 50 en unas semanas. La provisión, hasta noviembre, es gratuita. Desde ese mes, se expenderá en las 160 farmacias de la provincia. El precio de venta todavía no fue fijado, aunque se anticipó que será “mucho menor que el de los productos importados”. Además de la prescripción digital, hay un registro de quienes usan el medicamento. “De la tierra al paciente” es el concepto que usan en el complejo.

Carolina Ituarte, gerente de Desarrollo, Innovación y Tecnología de Cannava, enfatizó que se trata de un producto farmacológico por lo que “nunca obviaremos el acto médico”. Explica que está en los planes de la empresa sumar otras producciones como un aceite con más proporción de THC, que es el recomendado, por ejemplo, para dolores óseos. También avanzarán en otras formulaciones, cremas y ungüentos con base de cannabis.

Una encuesta entre 258 médicos jujeños –que se difundirá oficialmente en unos días– reveló que solo 8% prescriben el aceite de cannabis. Del 92% que no lo hacen, 86% afirmaron que lo harían a futuro si hubiera más evidencia científica, capacitación sobre el tema y fármacos confiables. “Cannava colaborará en la producción de evidencia y, en lo que hace a la calidad del producto, cumple todos los estándares internacionales”, aporta Ituarte.

Los técnicos del laboratorio indicaron que en el mundo ya se utilizan los fármacos desarrollados en base a cannabis para tratar unas 30 enfermedades, en las que se apunta a “mejorar la calidad de vida”.

Impulso en el país
El potencial económico para el desarrollo de la actividad del cannabis medicinal y el cáñamo industrial, según datos del Ministerio de Desarrollo Productivo, que comanda Matías Kulfas, es “mucho”. Estiman que en 2025 podría generar 10.000 nuevos empleos (con alto porcentaje en el sector I+D+i), ventas en el mercado interno por US$500 millones anuales y exportaciones por US$50 millones anuales.

Durante el fin de semana pasado se realizó la Expo Cannabis Argentina; Kulfas la visitó y ratificó que la idea es “crear una marca país, poder generar una comunidad productiva que arranque en la genética, en el cultivo, que siga en industrialización y en la ciencia y la tecnología”. El “marco regulatorio para el desarrollo de la industria del cannabis medicinal y el cáñamo industrial” ya tiene sanción del Senado.

La norma impulsa la creación de la Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y del Cannabis Medicinal para establecer las normas, administrar y fiscalizar toda la cadena productiva y otorgar autorizaciones para producción y comercialización, con “especial atención a pymes, cooperativas y economías regionales”.

Por el momento, además de Cannava SE –por lejos la más avanzada en su actividad– hay iniciativas de producción en las provincias de La Rioja, Río Negro, Buenos Aires y Misiones. El proyecto en análisis complementa la ley 27.350, que autoriza el uso terapéutico y paliativo del cannabis.

fuente:lanacion

Te puede interesar