¿Llega? En que se basa la ley de etiquetado frontal de alimentos

Actualidad 05 de octubre de 2021 Por Cristian Silverii
El etiquetado frontal de alimentos busca fomentar la elección de productos más saludables. ¿En qué consiste?

El etiquetado frontal de alimentos consiste en presentar información nutricional complementaria en el frente de los envases de los productos de manera gráfica, con el objetivo de garantizar información veraz, simple y clara al consumidor respecto del contenido de alimentos y bebidas.

 
Según el Código Alimentario que rige las normas internacionales de los artículos alimenticios, esta medida debe ser un medio para que las personas puedan elegir qué comer con discernimiento.

En este sentido, se establece que los productos no deben presentar información “falsa, equívoca o engañosa, o susceptible de crear impresión errónea” en relación a su composición, y que la expresión de datos debe ser clara, bien visible, indeleble y fácil de leer.
De acuerdo a cómo sea diseñado, este tipo de etiquetado puede además reducir los esfuerzos cognitivos y el tiempo para procesar la información de las etiquetas, facilitando la elección de alimentos más saludables.

Se trata de una herramienta simple para evaluar la composición nutricional de un alimento en relación a su contenido de nutrientes críticos, como azúcares, grasas y sodio, que ayuda a promover una alimentación menos dañina y, por ende, contribuir a la prevención de enfermedades vinculadas a la malnutrición.

 
Tipos de etiquetado frontal
Los etiquetados frontales pueden clasificarse de distintas formas. Entre las más aceptadas se encuentran las siguientes:

Sistemas enfocados en nutrientes
Son aquellos que brindan información sobre ciertos nutrientes cuya ingesta en exceso aumenta el riesgo de obesidad, hipertensión arterial, diabetes y otras enfermedades. Generalmente informan sobre calorías, grasas, grasas saturadas, grasas trans, sodio y azúcares.

Algunos de los más conocidos son:

Guías Diarias de Alimentación (GDA- Guideline Daily Amount): informa porcentajes recomendados de consumo diario de energía o nutrientes en una porción o en un producto. Desarrollado por la industria de alimentos, este sistema ha sido puesto en práctica de manera voluntaria en países como EEUU, Costa Rica, Malasia, Tailandia, México, Perú y la Unión Europea. Desde el 2015, México lo ha adoptado de manera obligatoria.
 
Semáforo simplificado: a través de los colores del semáforo, indica el grado alto, medio o bajo de un nutriente crítico que contiene un producto. Ha sido adoptado por ley en Ecuador (2014) y Bolivia (2017).
 
Sistema de advertencias: consiste en la presencia de una o más imágenes gráficas tipo advertencia que indica que el producto presenta niveles de nutrientes críticos superiores a los recomendados. El sistema de advertencias ha sido adoptado de manera obligatoria en Chile (2016), en Perú y Uruguay (2018)*. Asimismo ha sido sometido a consulta pública reciente en Brasil y Canadá.
 
Sistemas de resumen
A diferencia de los anteriores, estos realizan una evaluación global del contenido nutricional del producto y sintetizan su calidad nutricional con un solo símbolo, icono o puntuación.

Entre los más conocidos se encuentran:

“Health Star Rating” – (HSR): adoptado de manera voluntaria por Australia y Nueva Zelanda, este método postula que cuantas más estrellas, más saludable es el alimento.
 
“Keyhole” – Sistema de Cerradura: desarrollado por la Agencia Nacional de Alimentos de Suecia, este sistema ha sido adoptado sobre todo en los países nórdicos. Es un sistema evaluativo que no establece escalas, sino que especifica si el alimento cumple o no con el criterio saludable.
 
5-Nutri-Score (5C): desarrollado por la Agencia de Salud Pública de Francia, fue adoptado como sistema voluntario. Clasifica los alimentos y bebidas de acuerdo a cinco categorías de calidad nutricional. El producto más favorable nutricionalmente obtiene una puntuación “A” verde y el menos favorable, “E” roja.
 
Qué es la ley de etiquetado frontal
Con nombres que varían de acuerdo al país que la ha implementado o puesto en discusión, la ley de etiquetado frontal busca establecer de forma obligatoria el etiquetado frontal de los alimentos.

Se trata de una norma nacional que procura incorporar advertencias sanitarias en el frente de los envases de productos alimentarios para alertar sobre el exceso de azúcar, sal y grasas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) promueve y alienta la sanción de esta ley en distintos países al entender que los estados pueden incidir en la capacidad de los sistemas alimentarios para fomentar la salud nutricional

fuente:infonews

Te puede interesar