¿Septiembre puede ser un buen mes para invertir pesos en un plazo fijo?: esto dice el mercado

Política y Economía 07 de septiembre de 2021 Por Sexta Contenidos
Empezó septiembre y los ahorristas se preguntan cómo es el rendimiento actual de los plazos fijos para apostar por ellos o por el dólar. Opinan economistas

En medio del proceso electoral, donde por motivos políticos el precio del dólar se encuentra planchado, los ahorristas comienzan a tener en cuenta para invertir sus pesos, al menos en un período corto, a los plazos fijos.

Esto se debe a que aparentan ser el instrumento tradicional que puede ser más rendidor en septiembre e, incluso, hasta las últimas votaciones de noviembre.

Los datos de los últimos meses lo confirman, debido a que aquél individuo que busca una renta mensual inmediata, comprueba que el dólar está rindiendo menos que las colocaciones bancarias.

Por ejemplo, la divisa oficial subió de precio apenas 1% en todo agosto, mientras la inflación en dicho período se calcula en algo menos del 3%.

En tanto, los plazos fijos tradicionales pagan 3% mensual (37% anual), y los plazos fijos UVA, que ajustan por el índice de precios CER, también rindieron alrededor de 3% el mes pasado. Por lo que se puede concluir que fueron las alternativas conservadoras más rentables, que permitieron ganarle a la inflación.

Incluso, el dólar "solidario" subió de valor el 15% en todo el 2021 y el que se consigue en la plaza bursátil, a través de operaciones MEP y "conta con liqui", asciende cerca del 23% en el año.

Todas cifras inferiores a la renta de los plazos fijos y al 32,5% estimado de inflación acumulada en el mismo lapso.

La misma tónica, en este escenario electoral, se espera también para todo septiembre y los meses previos a los sufragios de noviembre.

523123

Plazos fijos, según economistas

En este sentido, iProfesional consultó a distintos economistas para conocer qué plazo fijo recomiendan (tradicional o UVA), y qué situación están proyectando.

"Para alguien con una capacidad de ahorro de menos de 200 dólares por mes que se debate entre el plazo fijo tradicional y el dólar ahorro, inclinarse por el plazo fijo podría ser una buena opción a dos meses vista, considerando que, probablemente, el Banco Central siga conteniendo al tipo de cambio oficial y, por ende, al dólar ahorro", dice Juan pablo Albornoz, economista de Ecolatina.

Así, considera que el plazo fijo puede ganar rentabilidad por sobre lo que pueda avanzar el dólar oficial, que se incrementa en torno al 1% mensual desde hace 3 meses.

"Si bien se ve una leve aceleración en el margen, seguiría planchado, al menos, hasta las elecciones generales de noviembre", completa Albornoz.

Al respecto, Andrés Méndez, analista de AMF Economía, agrega al portal iProfesional que la "opción ganadora es el plazo fijo tradicional, que está superando a la inflación en materia de rendimientos".

Es que desde julio pasado, cuando la colocación tradicional le ganó por la mínima diferencia al IPC Nacional (3,1% mensual frente a 3% del IPC), esta diferencia habría resultado algo más holgada en agosto, donde se estima que la suba de precios fue inferior.

Según Méndez, el plazo fijo rindió 3,1% el mes pasado, frente a 2,8% de inflación que se habría registrado en el mismo período.

Este mayor atractivo de los plazos fijos tradicionales, que además de estar ganándoles en rendimiento no sólo al dólar sino también a las colocaciones que ajustan por UVA, se evidencia en el mayor stock de depósitos que este formato está captando en el sistema bancario en los últimos meses.

"Las presiones inflacionarias han bajado en los últimos meses hasta el 3% mensual de julio y el stock de los plazos fijos tradicionales volvieron a repuntar en el último mes en un 7%, mientras que los UVA en un 1,5%", detalla a iProfesional Natalia Motyl, economista de la Fundación Libertad y Progreso.

523124

A ello suma Albornoz: "Si efectivamente el Gobierno continua pisando el dólar oficial y, como la mayoría del mercado espera, la inflación logra perforar el 3%, un plazo fijo común podría pasar a rendir positivo tanto en pesos como dólares en este bimestre electoral".

 ¿Septiembre igual?

Para los analistas, este septiembre seguirá con la misma tónica que agosto pasado. Es decir, que el plazo fijo tradicional sea el gran ganador, mientras que el que ajusta por UVA puede correr por atrás.

"Este mes los depósitos a plazo del sector privado continuarán evidenciando la tendencia observada en agosto pasado. Esto es, una mayor preferencia por los plazos fijos tradicionales frente a los ajustables por UVA, y un crecimiento total del stock que bordeará el 4% mensual", proyecta Méndez.

A su entender, la propia conducta de los depositantes "es señal inequívoca" de la percepción que están teniendo de una mayor predilección por esta opción de ahorro, que experimenta un suave flujo ascendente de fondos en términos reales.

Por el lado de la opinión de Motyl, mientras la inflación se posicione por debajo del 3% mensual, el plazo fijo "llega a ser rentable".

De hecho, para septiembre y octubre se espera una inflación mensual promedio del 2,7%, "eso quiere decir que estas colocaciones van a seguir siendo rentables hasta noviembre".

Aunque alerta Motyl que, en términos anuales, el que colocó un plazo fijo tradicional "termina perdiendo con una inflación del 50% anual frente a la tasa de interés que paga en el mismo período del 37%".

Por parte de Méndez, para septiembre, con un rendimiento mensual del plazo fijo tradicional del 3%, probablemente, "se acreciente el ´beneficio´ obtenido en julio y agosto", ya que las estimaciones de aumento de IPC Nacional ahora promedian alrededor de 2,7% mensual.

O sea, décima a décima, los plazos fijos tradicionales superarán a los precios por tercer mes consecutivo.

"Un comportamiento que no implica que se produzca un ´aluvión´ de ahorristas hacia el plazo fijo, pero que, al menos, permitirá continuar con la senda ascendente observada a partir de julio pasado para este instrumento", resume Méndez.

Incluso, sólo los pronósticos de IPC demasiado pesimistas auguran para septiembre un "empate" entre inflación y rendimiento del clásico plazo fijo a 30 días.

En cuanto a los plazos fijos UVA, Méndez señala que el cierre de agosto les deja para septiembre "un arrastre negativo", signo representativo que ahora se contraerá el promedio mensual de las operaciones ajustables por inflación.

"Existe una clara lectura de que ya pasó el mejor momento de los plazos fijos UVA, debido a que en el primer semestre crecieron a un ritmo medio mensual del 20,6%. Entonces, considerando las cifras finales de agosto, realizar ahora un plazo fijo UVA a 90 días no es una opción atractiva", puntualiza este experto.

Es decir, al seguir a la inflación, rendirán en la gama del 2,8% al 2,9% mensual en septiembre, para "descender un escalón" en los meses sucesivos.

Por lo tanto, para este mes en curso, los plazos fijos ajustables por UVA "preanuncian un menor rendimiento respecto a los tradicionales, y además implican inmovilizar fondos por 90 días, una eternidad para la volátil economía doméstica", advierte Méndez.

Esta obligación de tener encajado el dinero invertido durante tres meses, en las colocaciones UVA, puede solucionarse a través de un virtual "botón de arrepentimiento", que permitirá disponer los fondos antes de ese período, pero a cambio de ello brindarán un rendimiento mensual de sólo 2,5%. 

Dólar y futuro de plazo fijo

Las miradas de los ahorristas para los próximos meses también estarán puestas en el dólar.

Para Albornoz, el problema pasa por "cómo dolarizar esa potencial ganancia" en pesos, una vez finalizadas las elecciones, considerando que existe un cupo de acceso al dólar ahorro.

"Si se mueven de precio el resto de los dólares alternativos a los que tendría que recurrir el inversor, la estrategia pierde sentido", alerta.

En resumen, aquellos que tienen una capacidad de ahorro mayor a los 200 dólares mensuales que permite comprar el Banco Central, "el dólar solidario queda descartado".

En suma, cuando la comparación es contra el resto de los dólares alternativos, el carry trade en pesos, invirtiendo en plazos fijos en la víspera electoral, para luego pasarse a moneda estadounidense, "luce riesgoso", concluye Albornoz.

Por eso, si la comparación pasa por plazo fijo a muy corto plazo o comprar dólar MEP en los próximos meses, "es probable que veamos que, intervención mediante, se siga oficialmente conteniendo a este dólar financiero regulado. No así al SENEBI o los MEPs implícitos en otros activos que no sean los realizados con los bonos AL30", detalla este economista.

Y concluye Albornoz: "Estar parado en pesos a tasa fija en un contexto sumamente volátil, y de previa electoral, donde el ruido financiero-cambiario suele ser grande, requiere de una muy baja aversión al riesgo".

Igual, considera que la incertidumbre y el riesgo son menores si el análisis pasa "única y exclusivamente por rendimientos reales en pesos, dado que es probable que haya una desaceleración inflacionaria hasta las elecciones".

Ahí gana "más sentido" el posicionarse en tasa fija en lugar de activos que ajusten por inflación.

Ahora bien, pasadas las elecciones, con correcciones cambiarias pendientes y finalizado el "verano" electoral, "prima la cobertura", recomienda.

Por lo pronto, Méndez aclara que dos factores que gravitan en la toma de decisiones de los ahorristas, más allá del rendimiento real del plazo fijo, son la evolución del tipo de cambio y, en lo inmediato, el resultado de las elecciones primarias que se realizarán el próximo 12 de septiembre.

"La experiencia determina que en períodos electorales las autoridades contienen en términos reales la paridad cambiaria a través de un abastecimiento más fluido de divisas", finaliza este analista.

Fuente: Iprofesional

Te puede interesar