Bomba nutritiva: el hongo que tiene mayor nivel de proteínas que la carne

Actualidad 23 de agosto de 2021 Por Cristian Silverii
Kernel es una empresa creada por el argentino Horacio Acerbo, que produce un ingrediente, con mayor nivel de proteínas que la carne, que obtiene de un hongo, el Fusarium Venenatum.

Kamay, el fondo corporativo que crearon Arcor y Coca-Cola ya tiene en la mira una nueva inversión. A fin de mes cerrará la ronda de inyección de u$s 3 millones de Kernel Mycofoods, capitalización que Kamay lideraría con la oferta que está negociando. Kernel es una empresa creada por el argentino Horacio Acerbo, que produce un ingrediente, con mayor nivel de proteínas que la carne, que obtiene de un hongo (el Fusarium Venenatum). La firma  ya está en conversaciones con variadas empresas, entre ellas, multinacionales, para venderles esta biomasa con la cual se puede producir milanesas, hamburguesas, quesos, galletitas, dulces, bebidas o fortificar pastas.

Al igual que en otras apuestas de Kamay -la última fue Auravant, una plataforma de agricultura digital, la alimentación sustentable es uno de los sectores de interés. Y, en este caso, la apuesta de uno de los socios de fondo, Arcor es concreta: ya está analizando cómo entrar en el mercado de alimentos a base de proteínas alternativas. La inversión indirecta de la empresa de la familia Pagani en esta firma de foodtechtiene como objetivo construir una planta dentro de sus fábricas para producir alimentos a base de esta proteína.

 
"La idea es construir una planta de producción de microproteína dentro de una de sus fábricas, que podría ser la de Arroyito, con volumen pequeño. Y allí se podrían reutilizar muchos de sus recursos", detalla Miguel Neumann, director financiero de la empresa, que trabaja para la misma desde Londres.


La alianza de Arcor con Ingredion, un gigante estadounidense de la producción de ingredientes, pude ayudar a avanzar en esta línea. "No solo porque Ingredion es el mayor vendedor de azúcares del mundo. Y del azúcar se alimenta el hongo. Sino también porque podría poner este ingrediente en su cartera de productos", explican.

 Acerbo y equipo en el laboratorio que la firma tiene en Buenos Aires
Kernel, que tiene prototipos de productos a escala de laboratorio, ya tiene órdenes de compra cerradas por 300 toneladas a partir de enero de 2022, fecha en que se empezará a comercializar. Y, además, tiene pre órdenes por 1000 toneladas por mes.

Para la fabricación, la firma realizó un convenio con la francesa productora de levaduras Lessafre, empresa que también tiene instalaciones en la Argentina, en Salta, y no descartan, en un futuro, producir allí para evitar la logística.

"Como estudiante de sociología, siempre me interesó la descentralización en general y, en este caso, de la fabricación de proteínas", cuenta Acerbo, que fue quien conoció el hongo hace cuatro años. Como buen emprendedor serial y mentoreado por el ex Patagon Wenceslao Casares, -Acerbo viene de la producción de software, hardware e inteligencia artificial- dejó su antigua empresa, Enye Tech para dedicarse a la tecnología alimenticia, una producción que casi no necesita tierra.

"Al principio habíamos fabricado una heladerita para que cada persona pudiera tener su propia producción de proteína. Y pensamos que nos iban a llamar de empresas de electrodomésticos... pero nos llamaron compañías de alimentos", cuenta Acerbo, que hizo un partnership con VTT, una empresa estatal finlandesa reconocida como una de las mejores en biología sintética. Hoy, Kernel ya tiene patentes de sus procesos.


 Si bien la firma no fabrica alimentos, hace prototipos para 'vender' su biomasa 
"Este hongo se viene usando hace más de 30 años pero varias de las patentes están caducadas", explica. Hoy, la mayor productora de esta proteína es Quorn, empresa que fue vendida a la firma Monde Nissin, y que la utiliza para sus propios productos.

Además de su calidad y su alto nivel protéico, Kernel hizo paneles de sensorialidad. "Testeamos productos a base de hongos con otros a base de soja o arvejas. Estos últimos son mucho más arenosos", explica el financiero.

La misión de Kernel es lo que ellos llaman "la promesa de capilaridad", lograr que sus alimentos lleguen a la mayor cantidad de gente posible. Y, para ello, el precio es esencial.

Fue así, que definieron que su modelo de negocios no sea llegar directamente a las góndolas, si no venderles la biomasa a empresas productoras de alimentos y así lograr escala y acelerar tiempos de llegada al mercado.

"Sabemos que no es posible alimentar a miles de millones de personas con vacas, o con cualquier animal. La alimentación ética va a ser la única forma de hacer negocios en un futuro", suma Neumann.

 Miguel Neumann, el encargado de conseguir financiamiento
 

Kernel Mycofoods, que con la ronda de u$s 3 millones logra una valuación de u$s 15 milones fue seleccionada, además, entre un grupo de cientos de emprendimientos innovadores como semifinalista del XPrize, descrito como los Juegos Olímpicos de la Ciencia, que recompensa a los equipos capaces de crear un producto análogo a una pechuga de pollo o un filete de pescado, con propiedades sensoriales similares pero con un menor impacto ambiental.

Fuente: Cronista

Te puede interesar