La Cámara Federal bahiense revocó el procesamiento de Lázaro Báez en la causa por facturas truchas

Locales 19 de agosto de 2021 Por Sexta Contenidos
Los Jueces de la Sala II también desprocesaron a su hijo Martín. Por el contrario, si confirmaron el procesamiento de los imputados bahienses Silvio Luis, Franco y Enzo Ficcadenti, José Antonio, Denis Ariel y Franco Nicolás Ferreyra y Rogelio Alberto Chanquía.

La Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca ordenó hoy revocar el procesamiento del empresario Lázaro Báez y de su hijo Martín al considerar que, como representantes de Austral Construcciones, no crearon para su provecho las facturas truchas en nuestra ciudad.

Los Jueces de la Sala II Pablo A. Candisano Mera y Leandro Sergio Picado sí confirmaron el procesamiento de los imputados Silvio Luis, Franco y Enzo Ficcadenti, José Antonio, Denis Ariel y Franco Nicolás Ferreyra y Rogelio Alberto Chanquía en la causa que se investiga la asociación ilícita tributaria, según informaron los colegas de La Nueva.

En la misma línea, el fallo también desprocesó a Néstor Manuel Piñeiro e Iván Fernando y Mario Sebastián Pedraza.

Tras meses de estudio, teniendo en cuenta la complejidad de los hechos investigados y que son de carácter económico y tributario, los magistrados diferenciaron dos hechos que se encontraban entrelazados en la investigación: por un lado, las empresas que emiten facturación apócrifa (“usinas”) y, por el otro, las empresas que adquieren esas facturas para evadir impuestos (“usuarias”).

De esta forma, gracias al material probatorio recolectado, establecieron que en el distrito operaron dos grupos de “usinas; constituidas por las familias Ficcadenti y Ferreyra (con Chanquía como contador de las firmas Penta y Terrafari), de cuya emisión se beneficiaba Austral.

Cabe destacar que, en este delito incurre quien forme parte de una organización o asociación, compuesta por tres o más personas, que habitualmente esté destinada a cometer una maniobra por fuera de la ley penal tributaria.

La investigación hizo foco exclusivamente en la emisión de facturación apócrifa de parte de empresas que tienen domicilio en esta ciudad.

Los jueces señalaron que, en cuanto a Lázaro y Martín Báez, "en la causa no se logró demostrar que la estructura conformada por las compañías locales haya sido creada por y para el Grupo Báez, es decir, generada por orden suya y para su único beneficio, extremo que los desvincula de esta investigación”.

De todas formas, sí se pudo acreditar que los Báez habrían obtenido facturas apócrifas emitidas por las empresas bahienses, por intermedio la sociedad Austral Construcciones, con la finalidad de evadir el pago de tributos (lo que los convierte en “usuarios” de dichas facturas).

La Justicia de Buenos Aires, donde Austral Construcciones tenía domicilio fiscal en ese entonces, está investigando el hecho en dos causas del fuero Penal Económico al que se remiten las constancias de esta causa que puedan resultar de interés.

Te puede interesar